NUESTROS COMPAÑEROS DE VIAJE

 

 La mayoría de la población mundial cree que tener sentido de sí mismo, del propio dolor y placer, es un privilegio exclusivo de los humanos. Esta creencia infunde un sentimiento de “superioridad”, que hace aceptable maltratar a los animales de las formas más crueles y despreciables.

Pero, ¿qué tan consciente es un feto de tres meses? ¿Un bebé de un año? ¿Un adulto senil o con severo daño cerebral? ¿No es así que durante el día podemos pasar largos momentos sin un sentido del yo, del pasado y del presente, sin conciencia real?

Sin duda, lo que consideramos humano puede observarse experimentando formas de conciencia bastante diferentes, y algunas pueden estar bastante lejos de lo que tendemos a considerar como consciente.

Protegemos lo humano; lo exaltamos y le atribuimos la cualidad de sagrado. Pero también podríamos preguntar: ¿Cuán sagrado es un psicópata dañino, una condición exclusiva del ser humano?

Nos apresuramos a controlar las especies invasoras, pero somos la plaga más invasiva y destructiva del planeta.

¿Somos realmente tan privilegiados que en todo el reino animal, la vida solo se da cuenta de sí misma a través de nosotros, los humanos?

La vida en toda su inmensidad requiere alguna forma de conciencia para sus impulsos y estrategias de supervivencia.

Afortunadamente, cada vez son más las personas que llegan a la siguiente conclusión: Compartimos vida y conciencia con las especies que nos acompañan en este viaje por la infinita grandeza del universo.

Debemos respeto a nuestros compañeros de viaje.

Rubén Palma

Planet Zabor es una serie de cómics

de ciencia ficción acerca de la consciencia y sintiencia animal.

LIBRO 1 "FE & GUSTO" - DESCÁRGALO GRATIS   AQUÌ